8 Ene, 2024

Nota editorial – Enero 2024

El 2023 fue un año de gran importancia para el mundo laboral en México, ya que se puso en marcha el proceso de consolidación de la Reforma Laboral de 2019 y la implementación del T-MEC. En este periodo, las nuevas instituciones laborales se han puesto a prueba y las personas trabajadoras de todo el país han visto materializados los beneficios del Nuevo Sistema de Justicia Laboral.

Después de cuatro años de la implementación escalonada de la Reforma Laboral, se encuentran en funciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) con sede en la Ciudad de México y en 46 oficinas estatales e itinerantes en todo el país, así como 105 sedes de Centros de Conciliación Locales. También, con el propósito de asegurar el derecho de acceso a la justicia, se cuenta con 43 tribunales laborales federales y 102 sedes de tribunales locales.

La operación de estas nuevas instituciones laborales ha beneficiado tanto a las personas trabajadoras en lo individual, pero también en lo colectivo, a través del fortalecimiento de sus sindicatos y los nuevos procedimientos de democracia sindical a su cargo. Uno ejemplo de ello, según datos de la CONASAMI, es que las empresas que cuentan con un sindicato y que legitimaron sus contratos colectivos de trabajo, tienen un salario promedio de entre 8.6 y 10% más alto que las empresas donde sus sindicatos no legitimaron su contrato. Asimismo, a tres años de la puesta en marcha del CFCRL, se logró recuperar más de 35 mil millones de pesos a favor de las personas trabajadoras, a través de la conciliación.

Estos datos ilustran muy bien las nuevas oportunidades que está abriendo la Reforma Laboral de 2019 y la diligente operación de todas las instituciones laborales, pero también es muestra del compromiso y confianza de actores fundamentales en este sector, como lo son las personas trabajadoras agremiadas en sindicatos y las personas empleadoras que cumplen con la legislación laboral negociando de buena fe, contratos colectivos reales y efectivos, fuera de todo esquema de simulación.

Con estos excelentes resultados de 2023, sirva este espacio para augurar un 2024 en el que se sigan cosechando logros salariales, mejores prestaciones y condiciones de trabajo, a la par de fortalecer las fuentes de empleo e incrementar los índices de productividad.

 

Ingrid Ceballos Gaystardo
Directora del proyecto