8 Ene, 2024

Pluma invitada. Oportunidades y retos para el CFCRL en 2024

El año 2023 representó importantes avances para el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), ya que en este año llegó a su fin el plazo de los cuatro años previsto en el Transitorio 11° del Decreto del 1° de mayo de 2019 para legitimar todos los contratos colectivos de trabajo (CCT) existentes en el país, un reto maýusculo no sólo para quienes colaboramos en dicho Centro, al correspondernos verificar las consultas de legitimación, sino para las y los trabajadores que decidieron aprobar o rechazar sus pactos colectivos a través del voto personal, libre, directo y secreto.

Este cambio radical hacia una efectiva democracia sindical, permitió legitimar 30,526 CCT existentes al haber sido respaldados por 5 millones de personas trabajadoras convocadas. Además, al haberse dado por terminados más de 100 mil CCT por no haberse sometido a consulta, estamos hoy ante una oportunidad histórica para que las y los trabajadores exijan la firma de un nuevo CCT, constituyendo un nuevo sindicato o afiliándose libremente a otro existente que realmente los represente. Al CFCRL le toca garantizar que las y los trabajadores puedan ejercer su derecho a elegir a sus dirigentes y decidir el contenido de sus CCT, cumpliendo con las nuevas reglas democráticas.

Hoy, el 75% de los conflictos laborales individuales se resuelven a través de la conciliación en un tiempo menor a los 45 días –en los conflictos colectivos es más del 99%–. De no llegar a un acuerdo, las partes pueden acudir ante un tribunal laboral, que ahora dependen del Poder Judicial, mediante juicios que se resuelven en un promedio de 7 meses, y no en 4 o 5 años como sucedía con las Juntas de Conciliación y Arbitraje, lo que significa que los tiempos de acceso a la justicia laboral se han reducido en un 87%.

También, de manera coordinada con el gobierno de los EUA, el CFCRL avanzó a pasos agigantados en materia de transparencia y acceso a la información sindical, a través del desarrollo del Repositorio de Información Laboral (Repolab), que es un potente buscador de información que permite encontrar los registros sindicales y de CCT con que cuenta el CFCRL.

Otro de los avances más importantes que se lograron en 2023, fue la creación de la Comisión Nacional de Centros de Conciliación Laboral (CONACENTROS) que se constituyó como un mecanismo de coordinación interinstitucional con los 32 Centros de Conciliación Laboral de las entidades federativas. A través de este espacio de colaboración, podremos fijar criterios a nivel nacional en materia de conciliación laboral, compartir buenas prácticas, cooperar en materia de capacitación y TIC´s, así como generar estadísticas que nos posibiliten evaluar avances y desarrollar procesos de mejora continua.

Lo anterior, es sólo una pequeña muestra de los avances del Nuevo Modelo Laboral, sin embargo los retos más relevantes para el CFCRL, además de garantizar los principios de certeza y representatividad en materia sindical y contractual, son los que tienen que ver con hacer más ágiles, sencillas y accesibles nuestras plataformas electrónicas para realizar los trámites que nos toca atender, fortalecer la difusión, orientación y asesoría a los actores del mundo del trabajo, e institucionalizar los mecanismos de Diálogo Social, por mencionar algunos.

Las oportunidades para 2024, son enormes. Se debe promover que la agenda laboral siga siendo una prioridad nacional como lo ha sido hasta ahora. Esto, de la mano de trabajadoras y trabajadores, líderes sindicales y empresariales académicos, autoridades laborales y organizaciones de la sociedad civil, a quienes nos tocan responsabilidades compartidas para asegurar que el trabajo digno sea una realidad y una forma de vida en México.

En espera de que estos apuntes se consoliden en beneficios tangibles, reciban mis mejores deseos para este año 2024.

 

Alfredo Domínguez Marrufo

Director General del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.